¿Adiós a los blogs?

En el tono extremo que le caracteriza (ya sea por apocalíptica o por integrada en palabras de Humberto Eco), la revista Wired declara la muerte de los blogs. Se trata de mostrarse vanguardista y polémico, de marcar una línea entre la tecnología llamada web 1.0 y la web 2.0. Incluso de ser provocativo y remover a más de alguno de su zona de confort.

Lo cierto es que para variar confundimos lo esencial. Los blogs son solo un formato muy ligado a la herramienta que se usa para generarlos o publicarlos. Decir que los blogs están muertos porque es el momento de la web 2.0 equivale a decir que la música está muerta porque no se venden CDs.

Lo importante de los blogs es su contenido. Hay blogs que pueden recibir esa denominación únicamente porque la herramienta que usan para publicar los define. Tal es el caso del Hufftngton Post, publicado en Movable Type (herramienta de blogs) pero que en cuanto a contenido es prácticamente una revista web.

O bien, hay quien usa Twitter (una herramienta catalogada como web 2.0) casi como un blog, con posts o textos breves pero que no tienen nada que ver con "qué estás haciendo ahora". Aquí un ejemplo.

Es confundir a un diario personal o de trabajo ("diary" o "journal") con el cuaderno donde lo escribimos. Aún cuando los cuadernos de papel pasen de moda, la gente sigue escribiendo diarios. Lo importante no está en si se seguirán o no usando equis, ye o zeta herramientas, sino si la gente seguira escribiendo, publicando y leyendo contenidos personales.