Estrés y sistema inmunológico

No sé que tan posible sea para nuestra mente cuerpo activar el sistema inmunológico. Pero casi estoy seguro que lo que sí puede hacer es contenerlo, suspenderlo. La lógica es la siguiente. Partiendo de un punto de vista evolucionista, si uno está enfermo pero hay un peligro cercano, es prioridad para la mente cuerpo resolver el peligro, usar la energía para ello y no bajar la guardia. Una vez fuera de peligro el cuerpo puede entrar en reposo reparador o hibernación y dejar que el sistema inmunológico haga su curación.

Unsplash/@edulauton

Es nuestro estrés el que no deja trabajar a la mente-cuerpo.

Esto es, si tenemos una gripa, por lo general es algo que nuestro cuerpo a través del sistema inmunológico puede atender. Sin embargo, ante alguna señal de peligro, nuestro cerebro suspende la actividad del sistema inmunológico y le da prioridad a todos los sistemas de alerta. Es en esta situación de estrés natural que la enfermedad puede avanzar. El cerebro espera que la situación de estrés termine pero no sucede, ya sea porque la amenaza real continúa o porque nuestro sistema permanece estresado sin razón, y entonces el cuerpo no procede a la cura natural.

Muchos tratamientos que nos ayudan a dismiuir de algún modo esta situación de estrés para darle permiso a nuestro cuerpo de proceder a su cura, son muy funcionales y de alto éxito.