Adolfo Ramírez Corona

Psicoterapeuta, escritor, budista, educador, especialista en audiencias y medios

Design thinking para escribir

Cada vez en cuando, algún método o técnica de solución de problemas o de pensamiento creativo se pone de moda (me viene a la memoria Seis sombreros para pensar de Edward de Bono, muy ochentas).

Ahora está muy de moda el Design Thinking, básicamente, extender los métodos y técnicas que se usan en el diseño actual (principalmente digital y de aplicaciones) a otras áreas de negocios.

Pensamiento de diseño, lo han traducido. A mi me gusta más pensar diseñando o pensar con diseño, entendiendo por ello, pensar con mentalidad o visión de diseño.

Muy parecido al principio de pensar escribiendo, escritura que piensa o pensar con los dedos.

No es muy diferente a aplicar algoritmos matemáticos para solución de problemas similares, como la teoría de juegos o la teoría de colas.

Claro, el design thinking es un lenguaje mucho más accesible de entender y por lo tanto de aplicar en menos tiempo.

La cuestión es que, después de usar, estudiar y volver a usar algunas de las técnicas de este tipo de procesos para cuestiones de trabajo, se me ha ocurrido algo parecido pero aplicado a la escritura.

Ya sea que quiera escribir algo o pensar escribiendo, la escritura siempre agradece métodos, técnicas o simples tips que ayuden con su trabajo.

Qué es el design thinking

Hay varios pasos o etapas del design thinking, pero creo que su esencia (y aportación, en tal caso) está en dos o tres conceptos fundamentales.

Todos los métodos requieren definir claramente el problema a solucionar. Lo interesante de este método es la manera en que se designa al mismo: el “wicked problem” o “problema retorcido”.

Esto es, que hay que ubicar el problema o la parte del mismo que aparentemente no tiene solución, es paradójico, inconcebible, incomprensible, en fin, la parte retadora del problema.

Esto creo que tiene varias funciones, explícitas o no. Por ejemplo, el reto es motivacional, pero también, buscar algo rebuscado ayuda a pensar de manera rebuscada, ingrediente importante de la creatividad.

El otro concepto es el de prototipo. Mientras más pronto se llegue a elaborar un prototipo de la solución es mejor, porque eso ayudará a probarle y aprender de las pruebas.

Un prototipo es una materialización de una idea, en este caso, de la idea de una solución.

Esto también es importante porque ayuda a concretar, ser práctico y estar listo para aprender.

Y por último, aunque este concepto si es más común, el probar o testing, no en un mero sentido a ver cómo nos va, sino de verdaderas iteraciones para la mejora del prototipo y finalmente del producto-solución. Como un piloto de pruebas subiéndose decenas de veces a un carro para probarlo antes de la carrera.

Insisto, estos son sólo tres conceptos que me parecen más originales en este contexto. El proceso completo es mucho más elaborado. Véase esta ilustración como ejemplo.

¿En qué consiste el proceso?

Ahora bien, a lo que iba. ¿Es posible aprovechar este método o proceso para escribir?

Se me ocurren esas etapas.

Inspirarse, empatizar

Así empieza todo, ¿no? Es la idea, en el sentido de corazonada, la inspiración, la musa. En el design thinking se empatiza, se hacerca uno al tema o problema, se hace presente, se conoce a los involucrados, se escucha, todavía con juicio suspendido, sin juzgar, sin analizar.

Tiene que ver con emociones porque esto es lo que nos mueve, nos motiva. “Aquí hay algo”, decimos. Es curiosidad, tal vez.

Todavía no tenemos todo claro, pero es lo que nos hace ir un paso adelante.

Para el presente texto la motivación fue el que he sentido que he escrito o desarrollado muchas cosas en el ámbito técnico (apps, sitios web, manuales) y cuando quiero retomar mi escritura personal (blog, podcast) me cuesta trabajo.

¿Cómo reconciliar mi escritura?

Definir el problema retorcido

Para mí, se trata de encontrar el oximorón, la paradoja, o por lo menos, lo fuera de lo común. En muchas ocasiones, de aquí sale el título de un texto, o por lo menos un aforismo, una metáfora…

De hecho, más que definir el problema retorcido, creo que esta etapa se trata de problematizar el tema, e decir, retorcer el problema.

Nietzshe usaba la palabra rumiar.

En plan creativo, creo que aquí se trata de asociar irreconciliables, unir disociaciones, juntar extremos.

Para este texto, tenía por un lado, el hábito de desarrollar productos técnicos, en parte, bajo métodologías similares al design thinking, algo muy formal. Y por el otro, una escritura personal que me cuesta trabajo retomar.

¿Cómo escribir textos cómo si desarrollara código de una app? Retorcido, ¿no?

Idear, explorar, freewriting

Pensar con los dedos o la escritura que piensa. Así le suelo llamar, pero básicamente es la parte de escribir para pensar, escribir para descubrir. A diferencia de escribir lo que pensamos o lo que hemos descubierto..

Es una escritura que debe fluir como si fuera brainstoriming, como si estuviéramos en la zona, sin preocuparnos por redacción, gramática o faltas de ortografía, pero incluso, sin importar si estamos de acuerdo o no con lo que escribimos.

Se le suele llamar freewriting pero en realidad es un freethinking escrito.

Prototipo: temario, fragmentos, ¿libro, artículo, cuento… ?

Hasta aquí no era posible saber en qué iba a acabar el texto. ¿Un artículo, una nota, un ensayo, un relato o cuento? Hasta este momento hay que, de acuerdo con lo escrito, pensar en el producto.

En literatura le solemos llamar formato o género. En la era de las computadoras e internet podemos pensar incluso en presentar el texto como si fuera.

Pero la palabra prototipo es tan encantadora que es una gran tentación usarla para un tema como la escritura. (De eso de trata el retorcer un problema, ¿no?).

El prototipo consiste en título, temario o escaleta, fragmentos o muestras. Responder a la pregunta, “¿como se vería?”.

Y no importa si temina siendo un correo electrónico, un libro o un tweet. Tarde o temprano hay que presentarlo. Puede ser que si lo vemos previo a publicarse nos damos cuenta de que se ve demasiado breve o demasiado extenso, le faltan algunos llamados o highlights, subtítulos, tal vez.

No se trata de renunciar a dos principios básicos de la escritura, a saber, separar contenido de presentación, y por otro lado, dejar corrección ortográfica y de estilo hasta el final, para no distraerse del flujo de escritura.

Pero el tipo de problema que soluciona el design thinking es el que no se tiene idea de cómo va a ser el producto o solución final, así que la etapa de hacer un prototipo es importante porque de ello depende que haya cambios de fondo en el contenido.

Probar e iterar

¿Funciona? ¿Le falta, le sobra? ¿Algo que cambiar? Pero sobre todo, la primera pregunta, porque es un producto, un aparato, una función.

Funciona, quiere decir, ¿logra comunicar?, ¿consigue convencer o persuadir?, ¿mueve emociones?, ¿transforma ideas?, ¿revela?, ¿ilumina?.

Una vez que tenemos un esqueleto básico (un MVP o minimum viable product), sigue ampliarlo, extenderlo, darle cuerpo.

Conclusiones

Cómo decía en un inicio, la escritura siempre acepta ayuda de métodos, técnicas o tips que le ayuden a completar su trabajo.

Y por otra parte, ha conceptos que siempre nos ayudan a ver las cosas de modo diferente y así dejar viejos conceptos que ya han dejado de funcionar o se han adaptado mal a los tiempos actuales.

Entonces, a inspirarse, retorcer, freethinking, prototipar, e iterar.

Publicado — Aug 26, 2019 por adolforismos

Más de Adolfo Ramírez Corona

Si te ha gustado este texto, escribo y envío por correo Micromeditaciones con contenidos exclusivos y originales; te puedes dar de baja cuando quieras.