El mendigo que se creía dios

Un día un mendigo se levantó y le dijo a los demás mendigos: “Yo soy el Elegido”. Inmediatamente los otros le gritaron: “Danos de comer”. Molesto, el mendigo se sentó y murmuró: “Yo no los he creado”, y guardó silencio.