El tigre y la hormiga

Dos formas del tiempo: conocer a alguien desde hace mucho tiempo (los amigos de infancia, la familia) y conocer a alguien durante mucho tiempo (mi amor, mi cómplice…).

¿Qué nos da esta segunda forma sobre la primera?

En la primera se conoce por intensidades, por golpes. Eventos importantes pero espaciados. Rapidez, precipitación.

En la segunda es conocer a alguien en el día a día, en su dormir, despertar, correr, cagar, leer, llorar y reir cotidiano. Mucho de este conocimiento es por observación, por captación. Saber mirar, saber escuchar. Lentitud, prudencia. Conocimiento por continuidad.

El tigre y la hormiga.

*