Era inevitable…

Era inevitable, el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados.
—Gabriel García Márquez, El amor en los tiempos del cólera