¿Estrés post-vacaciones? No te lo tomes personal

Se terminan las vacaciones de verano y ya estamos en el regreso a clases. Esta es una de las temporadas del año con más cambios en nuestras vidas. Cambios que pueden ir desde lo cotidiano para algunos, como tener que levantarse más temprano, hasta mudanzas o viajes para otros. Todo cambio, por muy positivo que sea en el largo o mediano plazo, implica que las cosas a veces se salgan un poco de control. A veces, mucho. Y esto puede traer consigo estrés o ansiedad. Quien esté en ese caso, quien esté viviendo algo así, lo primero que hay que darse cuenta es que esto no es personal. En todos esos momentos en que nos decimos a nosotros mismos —por qué a mí, por qué yo— respiremos y pensémoslo dos veces, porque las consecuencias emocionales de estos cambios nos pasan a todos en mayor o menor medida. Y para muestra, un botón.

Miren, todos sabemos que en los primeros días del año los gimnasios se llenan al grado de no darse a basto. Esto se puede comprobar, más allá de nuestra percepción de lo amontonados que estamos en la clase de yoga en enero, si revisamos las tendencias de palabras buscadas en la web. En México, la primer semana de enero, la palabra “yoga” se busca el doble de veces que en la última semana de diciembre. Lo mismo pasa con la palabra “gimnasio”, o la expresión “bajar de peso”. Sobra decir que las mismas palabras dejan de ser buscadas con vehemencia durante diciembre. Este fenómeno, que todos conocemos y hemos vivido, se repite con otros comportamientos, consumos y necesidades en otros momentos del año. Veamos que sucede con la temporada escolar. Los datos son de Google Trends para la región de México.

La palabra “estrés” es más buscada en junio que en el resto del año, y coincide con ser el mes de exámenes finales. Y si bien el momento en que menos se busca el estrés, es decir, la palabra “estrés”, es entre navidad y año nuevo, también se busca muy poco durante julio y agosto. Imagino que mientras está uno de vacaciones de verano en lo que menos piensan los estudiantes y los papás de los mismos es en el estrés. Aunque por supuesto, está disminución es temporal porque para septiembre, la palabra “estrés” se busca un cuarenta por ciento más que en el mes anterior.

La palabra “psicoterapia” también es más buscada en enero, tiene un incremento en exámenes finales de junio, y muy interesante, vuelve a incrementar su atención en el que es éste próximo mes de septiembre. Así que si sienten que el estrés y la necesidad de psicoterapia les sube por estas semanas, sepan que no están solos, no es personal, muchos lo vivimos y se debe simplemente a los cambios en el ambiente. Hay que buscar apoyo, se soluciona y es de esperarse que nuevamente nos estresemos un poco de más en enero próximo.

Y es que es muy importante evitar el negar nuestras emociones, sensaciones o estados de ánimo. Lo más sano es saber reconocer que muchos de nuestros cambios internos son respuestas naturales, sanas incluso, a los cambios externos. El estrés por ejemplo, no es malo en sí mismo. Es una respuesta natural de nuestra mente y cuerpo para estar más alertas y atentos a las vicisitudes del entorno.

Ustedes me dirán, con respecto a estas cifras, que en vacaciones es cuando nos alejamos de la computadora e internet y por eso disminuyen las búsquedas de algunas palabras. Pero en contra parte, el interés por la palabra “boda” vivirá su momento más bajo en septiembre, para luego, como supondrán, subir a sus días de mayor planeación que son noviembre y diciembre.

Uno pensaría que la palabra “viajes” también tiene su punto alto en diciembre, pero no es así. Las vacaciones de verano causan un incremento en la búsqueda de viajes para julio. El segundo momento más alto en el año le corresponde a la Semana Santa, como habrán supuesto.

Septiembre, octubre y noviembre, es cuando menos se busca la palabra “mudanzas”. Julio parece ser el mes elegido para esa actividad ya que es el mes en que más se escribe este término en el buscador.

Algunas palabras son un misterio. Tal vez alguien pueda ayudar a explicárnoslo. La palabra “separación” y “divorcio” tienen un comportamiento similar durante el año, casi idéntico, de no ser por septiembre y octubre en donde la búsqueda de la palabra “separación” se cuadruplica, mientras que la palabra “divorcio” se mantiene igual. No hay modo de saber en qué contexto se usan algunas palabras y tal vez esos meses la palabra “separación” deje de estar ligada al divorcio y la gente la busque en relación con los universitarios que se mudan para estudiar fuera de casa. No lo sé.

Febrero tiene la exclusividad del pico más alto en la búsqueda de la palabra “amor”. Sin embargo, la buena noticia es que de aquí a diciembre la tendencia de búsqueda de amor es la más alta que el resto del año. Curiosamente, la palabra “farmacia” tiene un comportamiento opuesto, es decir, se buscan menos farmacias entre septiembre y diciembre. Quiero pensar que esto se debe a que de aquí a fin de año la mejor medicina que puede uno buscar no está en la farmacia sino en el amor.

Observaciones: El uso de la palabra “platelmintos” es solo porque el buscador requiere mínimo dos términos para comparar proporciones. Al usar una palabra inusual la gráfica muestra sólo la tendencia.

En algunos casos seleccioné solo un año por conveniencia de la gráfica pero pueden experimentar por ustedes mismos si siguen la liga.

Las escalas varían mucho por el volumen de búsqueda, razón por la cual hay que agrupar palabras que permitan visualizar la tendencia.