Si el texto es tela…

Si el texto es tela el escritor es un tejedor.

Pero cuidado, de la tela al vestido hay un mundo: hace falta un sastre.