Un experimento contra el tiempo
2012.08.04
4 minute read

Hoy vamos a hablar de un experimento que se hizo para viajar en el tiempo, para ir al pasado y ser joven otra vez. Dicen que ser joven es cuestión de actitud y para muestra el japonés Hiroshi Hoketsu, que según me entero, a sus 71 años practica la doma clásica y está compitiendo en estas olimpiadas en Londres.

Pues bien, el experimento psicológico del que les voy a hablar es tan interesante que ya la BBC hizo un reality basado en él y alguna productora ya tiene los derechos para la película.

Todo parece indicar que se va a convertir en uno de los tres más famosos experimentos en psicología de los últimos tiempos. Y afortunadamente, este experimento tuvo resultados más alentadores y esperanzadores que los otros dos. Me explico.

Uno de los experimentos más famosos, lo recordarán algunos, es el experimento Milgram, llamado así por Stanley Milgram, científico que lo llevó acabo allá por el año de 1963 en la Universidad de Yale. En este experimento se puso a prueba la obediencia a la autoridad, pidiéndole a sujetos voluntarios aplicar un examen oral a otros voluntarios y en caso de fallar a las respuestas, castigarlos con descargas eléctricas. Las descargas eran simuladas, pero eso no lo sabían los participantes. En lo esencial, el resultado es que la mayoría de las personas aplicó descargas eléctricas hasta niveles mortales solo porque pudieron justificarlo en que “así fueron instruidos”.

El otro experimento terriblemente famoso es todavía más terrible y también más famoso. Es el experimento de la prisión de Stanford, llamado así porque se realizó en uno de los sótanos de la Universidad de Stanford en el año 1971 por el polémico Philip Zimbardo.

Zimbardo seleccionó un grupo de estudiantes voluntarios y los dividió al azar en dos equipos. Un equipo asumió el rol de guardia en una prisión simulada en el mencionado sótano, y el otro equipo actuó como prisionero. Desde el primer día los prisioneros mostraban cierta rebeldía que llevó a los guardias a la aplicación de actos disciplinarios. Sin embargo, ambos bandos comenzaron a escalar en violencia y agresiones, pero con la ventaja para los guardias. Se aplicaron castigos físicos, se les obligó a permanecer desnudos, hubo aislamientos. Como en una cárcel de verdad. La agresión y humillación a la que los voluntarios presos fueron sometidos se salió de control y provocó que el experimento tuviera que ser abortado al sexto día cuando estaba planeado para dos semanas.

Por eso digo que el experimento del que les voy a hablar es mucho más esperanzador que estos dos. Aún cuando su concepción y diseño es tan interesante como el de ellos.

Se le conoce como el experimento contra el paso del tiempo. Ellen Langer es la científica que estuvo a cargo por parte de la Universidad de Harvard en el año de 1979. El libro para su divulgación masiva apenas salió en el 2009.

En este experimento se hizo viajar al pasado a un grupo de adultos mayores. Sí, un grupo de voluntarios de edad avanzada fueron hospedados durante una semana en una villa donde todo el ambiente representaba como eran las cosas veinte años antes, es decir 1959. Se simuló todo el ambiente, desde la comida, los muebles, las fotos, los periódicos. Se le pidió a los participantes que se imaginaran a sí mismos en esa fecha y se sintieran tan bien como se sentían entonces. Tenían que hablar de ese pasado pero en presente, como si estuviera sucediendo. Platicaban y discutían de política y deportes de finales de los cincuenta. Un viaje en el tiempo, al menos para la mente.

El resultado fue sorprendente. Escuchen con atención: después de una semana, el grupo de ancianos se hizo más joven física y mentalmente. Su capacidad auditiva, flexibilidad, fortaleza y habilidad manual aumentó. La memoria y el coeficiente de inteligencia también mejoró. ¿Qué sucedió? El cuerpo y el cerebro siguieron lo que la mente les indicaba.

Ya lo decía Buda hace más de dos mil quinientos años, según quedó consignado en el Dhammapada: «Toda experiencia es definida por la mente, dirigida por la mente, fabricada por la mente.» Y fíjate que en el trabajo psicoterapéutico hay una técnica llamada de regresión hipnótica que tiene muy diferentes usos, uno de ellos, muy similar al experimento contra el paso del tiempo de Langer. Consiste en llevar la mente del consultante a un momento en el pasado en donde se sentía mejor, para así recuperar recursos, ánimo, fortaleza, confianza.

Cualquiera que nos escucha puede hacer una pequeña prueba. Mira, date un par de minutos para recordar, imaginar un momento en tu vida en que hayas estado en plenitud, sin el problema que ahora traigas. Mientras más vívidamente recuerdes, mejor. ¿En dónde estabas, a qué olía, cómo eras, de qué color ibas vestido, con quién estabas, que sentías? Y una vez que te sientas en ese momento y tan bien como te sentías en ese momento, respira, absorbe todas esas sensaciones positivas, en tu mente y en tu cuerpo, y tráelas de regreso al presente, aquí y ahora.