Adios a la familia Kodak; bienvenida la familia Photoshop

Todavía hace cincuenta años o menos, la familia mexicana era una familia nuclear, abuelos, papá, mamá, hijos e hijas, que se iba extendiendo con los matrimonios de estos últimos, y la nueva generación de nietos.

Este paradigma de familia lo podemos ver muy claro más allá de las estadísticas, al revisar el típico cuadro fotográfico en casa de los abuelos, ya sea en alguna mesa o en el álbum familiar.

Pero también lo podemos encontrar en muchos libros. Parte de lo que he estudiado en los últimos años en mi formación como psicoterapeuta, es la descripción de las etapas familiares. Te estoy hablando de libros que se publicaron hace apenas un par de décadas, con base en estudios de por lo menos otro par de décadas. Es decir, estamos leyendo libros sobre la familia que son una fotografía de hace cuarenta o cincuenta años. Una familia que la cultura popular pasó a definir tomando prestado el concepto de una vieja campaña de marketing: la familia Kodak. Es decir, la familia perfecta, cada miembro de la familia en su lugar, guardando su posición y sus funciones. La familia que evolucionaba de ser una pareja heterosexual a ser una familia con hijos, para luego que los hijos se casaran y dejaran a los padres solos, y etcétera, etcétera.

Ahora pensemos en las fotografías de nuestras familias actuales y reflexionemos un poco sobre ellas. ¿Han notado que las fotos colgadas en la pared o puestas en la mesita hay que estarlas cambiando a cada rato? ¿Se han dado cuenta que la foto donde aparecía el marido de la hija la tuvieron que quitar porque ya se divorciaron? ¿O que tuvieron que cortar el retrato familiar de navidad porque Juanito ya cambió otra vez de novia? ¿Quizás incluso hay fotos que todos recuerdan que se tomaron pero que los padres no quisieron imprimir porque les cuesta mucho trabajo aceptar la homosexualidad de uno de sus hijos? Y por supuesto que siempre estará el Photoshop para estos casos. Y es que la familia actual es muy dinámica, Los hijos que se fueron regresan después de un tiempo, por cuestiones de pareja pero también por cuestiones económicas o para cuidar a los padres, que ahora viven, afortunadamente, hasta los cien años. O los niños, que ya no llegan todos en la misma oleada o se tienen con la misma pareja. Es más común también la adopción.

Y de los variados tipos de familia ya ni hablamos. Como por ejemplo la llamada por los estudiosos de mercados y consumo, familia DINK, que por sus siglas en inglés es “double income no kids”. Familias constituidas por una pareja en la que ambos trabajan pero todavía no hay hijos, y cuyo comportamiento ha resultado ser, en términos de consumo, muy diferente al de las demás familias.

Es entonces que en los últimos cincuenta años pasamos del paradigma de la “familia Kodak” al de la “familia Photoshop”. Es decir, si en un momento era el cuadro familiar tradicional, padre, madre, hijos, todos como en foto de anuncio de revista, ahora pasamos al de una familia dinámica en la que hay que estar adaptando las fotos familiares, agregando a la foto el recorte de los miembros que no están presentes físicamente en el momento del evento o celebración, o borrando los que han dejando de formar parte de la misma. La familia a dejado de ser una composición estática para pasar a ser un sistema dinámico.